Alicantinos célebres (I parte)

 En la historia de Alicante hay importantes personajes de los que apenas sabemos nada

En este reportaje conoceremos a Jorge Juan y a Gabriel Miró

En este reportaje conoceremos a Jorge Juan y a Gabriel Miró

Vivimos el día a día entre cuantiosas identidades que pertenecieron a personajes del pasado. Nombres y apellidos que nos son totalmente familiares, aunque sepamos muy poco o nada de la persona a la que pertenecían. Todos pasamos o paseamos al año por la avenida Maisonnave más veces de las que podemos recordar; todos tenemos  algún conocido que ha cursado sus estudios en el I.E.S Jorge Juan al cual aún le siguen preguntando “¿Subías todas aquellas escaleras para ir a clase?”; todos hemos llevado a algún familiar que reside fuera a una terracita de la plaza Gabriel Miró, donde la suavidad del clima y la estampa de ficus milenarios han sido objeto de deleite para nuestro pariente. Y todos frecuentamos la avenida Oscar Esplá, ya sea para comprar en unos conocidos grandes almacenes, ya sea acudir al teatro Arniches. Unas veces nos quedamos en su esquina, punto de encuentro alicantino clásico, donde nos hemos citado con alguien y, otras veces, traspasamos la puerta para disfrutar de la función.Pero, ¿Quiénes fueron estos señores? ¿Qué hicieron para ganar una calle, una plaza, un monumento, para formar parte, en definitiva, de un pedacito de nuestra historia? Si la curiosidad te vence y te apetece descubrirlo, no puedes perderte este reportaje algunos de los alicantinos más célebres.

JORGE JUAN , el sabio español

Novelda,1713-Madrid,1773

Novelda,1713-Madrid,1773

 

La vida de Jorge Juan es una vida intensa, atrayente y cargada de aventuras. No es para menos, pues, entre otras ocupaciones, tuvo la de científico, marino, ingeniero, astrónomo, cronista, matemático y espía.

Con sólo 14 años consiguió su primer título, Comendador de Aliaga en Aragón, y con 16  ingresó en la Real Compañía de Guardias Marinas. Esto le sirvió para formar parte, junto a Ulloa, de la expedición científica más brillante  del siglo XVIII español, formada por hispano-franceses  y organizada por la Academia de Ciencias de París. Jorge Juan contaba con 21 años cuando se embarcó en esta aventura que duraría 9, y que estuvo llena de dificultades debido a las durísimas condiciones de la estancia.

A pesar de los diversos vericuetos del viaje, Jorge Juan, encargado de la astronomía, las matemáticas y otras misiones secretas, consiguió uno de los grandes objetivos de la expedición: medir con exactitud un grado del meridiano terrestre cerca del Ecuador, en el virreinato de Perú, obteniendo así el valor de un grado terrestre y pudiendo demostrar que la tierra está achatada por los polos. También realizó numerosos estudios, entre ellos observaciones astronómicas y físicas.

Una de los estudios que Jorge Juan realizó en la expedición americana

Una de los estudios que Jorge Juan realizó en la expedición americana

De regreso a España y tras la muerte de Felipe V, comenzó su faceta de espía. Fernando VI lo envíó a Londres con una identidad falsa para importar los avances de construcción naval. Desde allí enviaba cartas cifradas e importó en secreto el sistema de construcción naval inglés que luego él mismo mejoró. A su vuelta fue nombrado director de la Academia de Guardias Marinas de Cádiz. También en esta provincia creó el Real Observatorio de la Isla de León, centro científico que funciona como observatorio astronómico y geofísico a la vez que como centro de formación superior para el personal científico de la marina de guerra española.

I.E.S Jorge Juan, Alicante

I.E.S Jorge Juan, Alicante

Hace dos meses la Consellería de Cultura editó el cómic “Jorge Juan, caballero ilustrado” ilustrado por Jordi Bayarri que trata sobre la vida y obra del erudito alicantino. La publicación supone el broche de oro a la conmemoración del año Jorge Juan, que en 2013 cumplía el tercer aniversario de su nacimiento. El autor cree que todo en el personaje de Jorge Juan es digno de mención y de recordar, sobre todo teniendo en cuenta lo poco que la gente sabe de él. “Yo mimo al documentarme, me di cuenta en seguida de la cantidad de cosas que hizo y lo importantes que éstas fueron para el desarrollo posterior de la ciencia en España”, reconoce Bayarri.

Portada del cómic "Jorge Juan, un caballero ilustrado"

Portada del cómic “Jorge Juan, un caballero ilustrado”

Jorge Juan fue un humanitas en el sentido más estricto de la palabra. Su talento peculiar hizo que arrojase luz en varias disciplinas , por lo que no en vano se le llama “El sabio español” y se sabe que la recopilación de todos sus logros ocuparía varios volúmenes. Sin embargo, Jorge Juan también fue, en palabras de Bayarri “un hombre de su tiempo, que cifraba su honor de caballero en ser útil al rey y a su país, y todo lo que hizo fue por el bien del conocimiento científico y de la misión que estuviera desempeñando en ese momento. Lo más difícil de explicar era que en todas las tareas que acometía no le movía interés personal ni egoísta ninguno”.

Jorge Juan en lo cotidiano

GABRIEL MIRÓ, el olvido injusto

Alicante, 1789-Madrid, 1930

Alicante, 1789-Madrid, 1930

Gabriel Miró es un autor de minorías. Nunca gozó del aplauso del público general como otros escritores, incluso contemporáneos, que han sido más populares o que han vendido numerosas tiradas de sus obras. Sin embargo, desde niño ya despuntaba en el campo de las letras, pues consiguió su primer premio literario con una redacción escolar titulada “Un día de campo”.

Entre sus logros está el haber conseguido el reconocimiento de escritores como Valle-Inclán, Pío Baroja, Felipe Trigo y Eduardo Zamacois : Los cuatro eran jurado del concurso “El cuento semanal”, certamen que ganó Miró con su novela “Nómada”. Sólo pasaron dos años hasta que vio la luz “Las cerezas del cementerio” , obra que los críticos sitúan en su etapa de madurez literaria.

Película “Las cerezas del cementerio”

Otro logro para el escritor fue el de ser propuesto en 1927 para la Real Academia Española de la Lengua tras la muerte de Daniel Cortázar. La candidatura fue firmada por el también escritor alicantino Azorín, junto a Palacio Valdés y Ricardo León. El motivo principal para que la proposición del alicantino fuera rechazada es la publicación, un año antes, de “El obispo leproso”, obra que produjo la indignación de los sectores más conservadores de la sociedad por el tratamiento inferido en sus páginas a la Compañía de Jesús. Miró no pudo optar al prestigioso cargo académico ni obtener, por el mimo motivo, el premio Fastenrath.

Portada de la polémica novela, “El obispo leproso”

Azorín incluso dejó de acudir a la academia en señal de protesta cuando ésta no escogió a Gabriel Miró para cubrir la vacante que dejaba el fallecimiento de Cortázar; su lugar, el sillón c , lo ocupó Amalio Gimeno.

La generación de Miró

Al año de  la polémica de la RAE, en 1928, vio la luz “Años y leguas” una de sus mejores obras, según Miguel Ángel Lozano, catedrático de Lengua y Literatura de la Universidad de Alicante, y uno de los mayores expertos en la obra de Miró. Lozano considera que esta novela es “su libro más representativo, el más personal”.

En la obra de Gabriel Miró el paisaje se convierte en un elemento narrativo omnipresente que cobra gran importancia.  Sin embargo, aunque Miró se centre en el entorno levantino y ,concretamente, en el de Alicante, no es un simple paisajista.

Famosa plaza de Gabriel Miró en Alicante

Famosa plaza de Gabriel Miró en Alicante

Elena Serrano, profesora de la Universidad de Alicante y autora del artículo Documentación y presencia en el paisaje de Gabriel Miró considera que el autor es uno de los mayores contemplativos de la literatura española. “No es heredero del paisajismo romántico más epidérmico y de la prosa enjoyada del Modernismo; en él la prosa vibra porque el paisaje late a modo de espejo que actúa sobre el escritor y el lector como una vía de conocimiento”, afirma Serrano. La docente nos descubre que el paisaje es la concreción de nuestro ser más íntimo del alma. Por tanto, no podemos entender a Gabriel Miró como un escritor localista, sino universal, tampoco como un autor menor, sino de minorías. “En literatura verdaderamente no existe la justicia; únicamente existe el olvido”, lamenta Serrano.

Descripción de Gabriel Miró de Alicante

Descripción de Gabriel Miró de Alicante

¿Qué otro célebre alicantino fue el tío de Gabriel Miró?

Ya conocéis un poco más sobre dos  personajes importantes en la historia alicantina. Seguro que os resulta interesante compartir alguna de estas anécdotas con vuestros familiares y amigos.

Si os ha gustado esta entrega no os perdáis la segunda parte, en la que conoceremos la vida y curiosidades del político  Maisonnave, el dramaturgo Arniches y el músico Oscar Esplá.

Ana Belén Marín Cuevas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s