La astronomía, nueva fórmula de turismo cultural: de Alicante al cielo

Noches de estrellas, conferencias y asociaciones de Astronomía, una actividad científica de gran valor y belleza disponible para todos los públicos

Descubre qué es una “reserva starlight” y conoce el proyecto del Mirador de Sisacumbre de Fuerteventura, a punto de su inauguración

El mundo cambia, las calles, los edificios, la zona rural disminuye, todo evoluciona desde el principio de los tiempos, y en el último siglo a una velocidad estrepitosa, pero si algo compartimos con los primeros habitantes de nuestro territorio es nuestra bóveda estelar, el cielo de los íberos, de los fenicios y los romanos que llegaron a nuestras tierras, aunque más apagado, más contaminado que en anteriores milenios, pero sí conservamos lugares en los que recuperar su autenticidad. La provincia de Alicante guarda aún rincones oscuros con increíbles cúpulas por descubrir. Hemos ido hasta allí, hemos hablado con expertos y hemos encontrado un sinfín de planes originales para aprender y vivir la astronomía en tu ciudad.

Desde el principio de los tiempos el hombre ha mirado hacia arriba, al sol, las estrellas y otros cuerpos celestes, tal vez por curiosidad ante lo desconocido y su inmensidad, tal vez buscando respuestas, tal vez para justificar su existencia y la del resto de acontecimientos de su entorno. Lo que sí es cierto es que nuestra cúpula visible y sus elementos han formado parte del ideario colectivo a lo largo de la vida de todas las civilizaciones conocidas.

Numerosos vestigios materiales y grabados antiguos nos hablan de la importancia que el hombre ha otorgado al cielo. Los primeros registros de los movimientos celestes nos llegan de la antigua Mesopotamia hace más de 7000 años. Para las poblaciones de la antigüedad, los cuerpos errantes, nuestros actuales planetas, eran cuna de dioses, dejando a las constelaciones como moradas de deidades menos importantes o héroes mitológicos. Más allá de Mesopotamia y durante decenas de siglos los acontecimientos terrestres como terremotos, incendios, epidemias, inundaciones, hambrunas, etc., incluso la desaparición de un imperio o el nacimiento de un rey, estaban íntimamente relacionados con la bóveda celestial y sus movimientos, erigiéndose para las sociedades como bola de cristal adivinatoria y madre de designios y supersticiones.

kudurru

“Kudurro” o estela casita mesopotámica con grabados de estrellas y media luna

La International Astronomical Union (Unión Astronómica Internacional) o IAU registra hoy 88 constelaciones, la mayoría visibles desde el hemisferio norte. De estas 88, 48 ya fueron recopiladas por Ptolomeo en su Almagesto, un libro en que el se encuentra el conocimiento astronómico que se tenía hasta el siglo II d.C. y cuya mayoría obtiene su origen en una multitud de antiguas culturas. El registro en el hemisferio sur fue mucho más tardío, siendo el abad Nicolás Lacaille quien en el siglo XVIII bautiza las constelaciones visibles desde allí, gracias también a descripciones realizadas por marinos holandeses y, todo hay que decirlo, dejando al margen las referencias y nomenclaturas utilizadas por los pueblos indígenas, grandes astrónomos y conocedores del cielo.

star1

Mapa de constelaciones

A la hora de hablar de nuestro entorno, cobran especial relevancia los pueblos que navegaban el Mediterráneo y que llegaron hasta nuestras costas a través de la navegación estelar. Si bien la forma de navegar más común hasta la llegada de los avances científicos modernos era la de cabotaje, en la que se navega sin perder de vista la costa (de cabo a cabo en su traducción exacta), este tipo de navegación limitaba la exploración a los territorios conocidos o avistados desde el  mar, dejando de lado las tierras más allá del horizonte.

Pero en la navegación minoica o fenicia del primer milenio antes de nuestra era, los marinos se orientaban con las estrellas para construir nuevos rumbos, tal y como referencia Homero en algunas de sus obras, como la Ilíada o la Odisea. Orión, la Osa Mayor, las Pléyades y el Boyero son algunas de las constelaciones que permitían localizar el norte y navegar en las noches oscuras para la búsqueda de nuevas tierras. Pero sabemos que para los fenicios, importantes pobladores del territorio de nuestra provincia, fue la Osa Menor la que se convirtió en brújula fiel y certera, propiciando su llegada y posterior influencia en nuestra cultura antigua.

barco-fenicio

Bajorrelieve de Sidón con barco fenicio

Y es que mirar al cielo está al alcance de cualquiera, “es tan sencillo como conseguir una carta celeste, un planisferio básico, y mirar hacia arriba”, tal y como nos cuenta José Miguel Torrejón Vázquez, profesor titular de Física Aplicada de la Universidad de Alicante y uno de los responsables del grupo de Astronomía y Astrofísica de su facultad. Para iniciarse en la astronomía no hace falta estar sólo, ya que existen en la provincia diversas instituciones y asociaciones, profesionales y de aficionados, que se dedican a organizar observaciones y cuya asistencia es libre. Algunas están vinculadas a instituciones oficiales, como observatorios astronómicos o universidades, y otras son reuniones de amantes de la astronomía que llevan décadas de afición en el sector y que cuentan ya con un alto nivel de práctica y conocimiento en este campo.

El profesor Torrejón forma parte del Grupo de Astronomía y Astrofísica del departamento de Física, Ingeniería de Sistemas y Teorías de la Señal de la Universidad de Alicante, responsable de las Jornadas de Divulgación de la Astronomía que se celebran cada año en la Sede de la UA en la ciudad de Alicante. “Venimos haciendo desde hace algo más de diez años unas jornadas de charlas y conferencias donde participan profesionales de la Astrofísica española, e intentamos mezclar temas con el objetivo de llegar a un sector cuanto más amplio mejor”, nos informaba Torrejón acerca de sus actividades de divulgación que además no están sólo pensadas para alumnos de la universidad, sino para cualquier persona que esté interesada en el tema. Estas charlas tienen buena acogida a nivel social, teniendo en cuenta la alta participación de gente ajena a la UA.

494px-Kudurru_Melishipak_Louvre_Sb23

“Kudurru” o estela mesopotámica del rey Melishipak I donde se observa la media luna (dios Sin), un sol (Shamash) y una estrella (diosa Ishtar)

Además de las charlas en la sede, se realizan observaciones en el Campus de San Vicente que también son de aforo libre, tal y como nos comentaba el profesor Torrejón: “Viene mucha gente a título individual, gente que también participa en nuestros cursos de la Universidad Permanente para gente mayor; disfrutar del cielo no entraña ninguna dificultad, aunque desde luego cuanto más sabes, más disfrutas”.

Hoy son muchos y muy variados los recursos tanto en papel como en internet para informarse y formarse a un nivel básico. A pesar de parecer un estudio complicado, la Astronomía y la Astrofísica siguen siendo titulaciones que despiertan mucho interés entre los jóvenes y cuyas matriculaciones crecen cada año, “nosotros utilizamos la astronomía para enseñar ciencia, para entender el método científico, matemáticas, historia, religión, la evolución del pensamiento a lo largo del tiempo, es algo que interesa mucho a los alumnos. El desinterés del resto de la juventud hacia este tema quizás esté debido al desconocimiento, pero es que con la contaminación lumínica actual, ya no se ve el cielo…”.

Bertini_fresco_of_Galileo_Galilei_and_Doge_of_Venice

Fresco de Bertini: “Galileo enseña astronomía al Doge de Venecia”. El astrónomo intentó probar la teoría heliocéntrica, siendo censurado por el Santo Oficio.

La contaminación lumínica, una de las grandes enemigas de la Astronomía y, además, una enemiga contemporánea, ya que nuestros marineros ancestrales no tuvieron que enfrentarse a ella. ¿Qué habría sido de los griegos o los fenicios sin la observación estelar? ¿Cómo se habrían formado las religiones y las culturas rituales de miles de pueblos sin estrellas? ¿Cómo habría navegado Colón y el resto de exploradores y descubridores en horas y horas sin sol?  Y tal y como se preguntó Isaac Asimov en The Tragedy of the Moon, ¿qué habría sido de la humanidad sin Luna?

Contaminación lumínica

Hablamos con el Catedrático de Física de la Universidad de Alicante Guillermo Bernabeu, cuyo campo de investigación es la Astrofísica. Bernabeu tiene muy clara la importancia del estudio de la Astronomía, “mil preguntas desde el principio de los tiempos, ¿qué es el Universo? ¿qué vemos, qué son las estrellas y los planetas? ¿qué hacen ahí y qué hacemos nosotros aquí? Son enigmas que han existido para todas las sociedades”. Y todavía hay mucha gente interesada en aprender, como los habitantes de los diferentes pueblos y ciudades de la provincia que se ponen en contacto con este departamento para preparar una “noche de estrellas”, actividades que comienzan al atardecer y en las que, con instrumental profesional se da información en directo y un aprendizaje básico a la gente que acude al lugar de su población elegido para la ocasión.

Sobre todo queremos informarnos sobre la contaminación lumínica y su influencia en la astronomía. El Catedrático nos explica que “la contaminación lumínica es un problema gravísimo; nos preocupamos mucho de la contaminación del medio ambiente en general, y olvidamos que el cielo forma parte de él. Aparte es un derroche energético que pagamos muy caro y detrás de cuyo uso existe todo un proceso de deterioro ligado al uso de determinadas fuentes de energía que no son alternativas”. Bernabeu nos cuenta que la solución en realidad es sencilla, ya que bastaría con poner unas pantallas adecuadas y dejar de iluminar hacia arriba, porque ¿para qué iluminamos el cielo y no sólo el suelo?

mapa%20contaminacion%20luminica

Mapa de contaminación lumínica de la Península Ibérica.
Fuente: http://www.alboxclima.com

La UNESCO ya está trabajando en crear reservas de protección luminosa, de la misma manera que existen reservas de la biosfera. Éstas, denominadas “reservas starlight, se están construyendo también en España y se trata de un nuevo e interesante reclamo turístico, ya que serán lugares que defienden la calidad del cielo nocturno y aseguran la posibilidad de disfrutar de la luz de los astros, con miradores de estrellas. Uno de los proyectos españoles más importantes y que está a punto de finalizar es el Mirador de Sisacumbre en Fuerteventura, que además codirige Bernabeu: “este mirador será un lugar idóneo para observar el paisaje e integrar hitos astronómicos, la puesta del sol, la salida de la luna, los solsticios, etc., con puntos conocidos del paisaje, que son una referencia para la cultural del lugar. Se trata de dar una visión íntegra de lo que es la naturaleza, pero no sólo por el día”.

3_- rosa vientos

Obras de acondicionamiento del Mirador de Sisacumbre en Fuerteventura.
Fuente: http://www.fuerteventuradigital.net

Estos miradores pueden ser la solución a un cielo cuya visibilidad se está perdiendo cada vez más, porque tal y como nos decían los diferentes expertos, el problema no es aprender, sino encontrar un lugar en el que poder ver el cielo. La sociedad está sumergida en toda una lucha contra los diferentes tipos de contaminación, pero parece que la lumínica no provoca tanta alarma, cuando sí se nota (y sobre todo estos días) en nuestros bolsillos. “Recuerdo cuando era pequeño y salía a la calle, el cielo era accesible, veías las constelaciones, que han formado parte de nuestra cultura a lo largo de la historia y no tan lejana. Aún se puede escuchar a nuestros mayores hablar de las mareas o de las mejores épocas para plantar a partir de indicaciones de la luna o el sol, y parece que se nos olvida que aprendimos a navegar observando el cielo…”, recordaba el Catedrático a propósito del daño de la contaminación lumínica en nuestra zona.

¿Cómo monto mi noche de estrellas?

Para iniciarse en la astronomía, no hacen falta grandes inversiones. El equipo de Ruta 96 ha realizado una salida con una de tantas asociaciones que ofrecen esta posibilidad, la Asociación Ilicitana de Astronomía, con la que hemos aprendido los recursos básicos para realizar esta actividad. Tal y cómo hemos comentado, lo principal es encontrar un lugar alejado de los centros urbanos y su iluiminación que, aunque parezca difícil, existen diversos puntos, casi todos en nuestro entorno más rural. Una vez situados, un planisferio celeste sencillo, que podrás encontrar en internet o en la enorme bibliografía al respecto en cualquier librería de tu ciudad. A partir de aquí, las posibilidades se abren ante tus ojos, principales protagonistas de la observación astronómica.

map

Ejemplo de planisferio celeste sencillo

Iniciarse a nivel técnico también es fácil: no hace falta ni es recomendable que te inicies con un telescopio de grandes dimensiones y precios, ya que con unos simples prismáticos (los más recomendados de 10x50mm) y un trípode sencillo para no depender del pulso, harás grandes descubrimientos. Guíate de tus cartas astrales como si de un mapa se tratase, busca referencias fácilmente localizables, explora, indaga, ¡y a volar! Sobre todo recuerda que las imágenes profesionales que ves en internet o en televisión nada tienen que ver con lo que verás a través de tus pequeños binoculares, pero lo extraordinario está precisamente en que serás tú el que esté viéndolo en directo. No se trata de cómo ves lo que ves, sino del hecho de verlo en persona y de la motivación nacida del propio descubrimiento.

nikon-action-vii-10x50-cf_33900621

Ejemplo de prismáticos de 10x50mm, aconsejables para observación astronómica

Recuerda que las noches sin luna son lás más recomendables porque su luz no interferirá. Se trata de una actividad nocturna, así que extrema tus precauciones e intenta realizarla en grupo. Y ten en cuenta que el cielo se mueve (en realidad ¡nos movemos nosotros!) así que la imagen celeste irá cambiando dando paso a nuevas constelaciones y planetas conforme avancen las horas. Sea como sea, te aseguramos muchas noches de disfrute personal y la vuelta a casa con preciosas visiones grabadas en la retina de miles de millones de pequeños milagros celestes. Un plan que, desde luego, no se parecerá a nada que hayas hecho antes.

¡Te ponemos el Universo en bandeja!

¿De dónde procede la palabra “planeta”?

Sirio, casa de Isis, la estrella que más brilla

Jorge Juan, el cosmógrafo alicantino

Susana Soler B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s